Lecciones

 

images

*

(Quito -Ecuador)

A los siete, en el seno de una familia pobre, Osvaldo comenzó a explorar el lenguaje de los trazos y los colores. Utilizaba la leche materna, alimento de su hermano, para disolver las acuarelas con las que creaba.

Tiempo después, siendo padre, le tocó elegir entre gastar las últimas monedas en un tubo de acuarelas o en un cartón de leche para sus hijos. Eligió la pintura. Esas obras no tardarían en traer abundante pan al hogar.

Guayasamín, el artista más emblemático de Quito, recordaría siempre las lecciones de humildad que le dio la vida. Hoy, en la Capilla del Hombre que ideó para retratar la ternura y la miseria de la humanidad, perdura aquel proverbio chino que guió su carrera:

“Yo lloré porque no tenía zapatos, hasta que vi un niño que no tenía pies”.

*

Anuncios

Un comentario en “Lecciones

  1. ¡¡¡Hermoso relato!!!…Para alguien quejoso de su suerte, como yo, ayuda a pensar que siempre hay alguien que esta peor que uno. Y sin embargo el que esta peor suele hacer cosas mas importantes que el quejoso…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s